Un agente reductor borohidruro de sodio

Un agente reductor borohidruro de sodio

Esta semana hablaremos de un compuesto químico muy útil en la industria química, dado que se usa como agente reductor para muchas aplicaciones. Este compuesto es el borohidruro de sodio, también conocido como tetrahidruroborato de sodio. Se compone de un átomo de sodio, un átomo de boro y cuatro átomos de hidrógeno, y su fórmula es NaBH4. Este compuesto fue descubierto en los años 40 por H.I Schlessinger, quien desarrollaba borohidruros de metales para aplicaciones bélicas.

Este compuesto lo podemos encontrar en forma de un polvoblanco, y es soluble en alcoholes y agua, aunque, ¡Cuidado! Esta reacción forma hidrógeno, lo cual conlleva un riesgo de explosiones.

En cuanto a su producción, de todos los borohidruros metálicos es el que se produce en mayor escala. Esto debido a que su principal uso es para la reducción de dióxido de azufre, que deriva en la formación de hidrosulfito de sodio, compuesto que, como vimos en semanas anteriores, se utiliza para el blanqueamiento de papel.

Como puedes ver, este compuesto es un agente reductor, y ésta es su principal aplicación en la industria química. Además de la producción de hidrosulfito de sodio, también se utiliza para reducir aldehídos y cetonas en la producción de productos farmacéuticos, como cloranfenicol (antibiótico utilizado para tratar infecciones de ojos), tiofenicol (que se utiliza para combatir bacterias causantes de la meningitis), vitamina A, atropina, escopolamina, así como muchos saborizantes y aromas. A nivel laboratorio, este agente reductor se utiliza en la síntesis de boranos. También es muy útil para formar complejos de coordinación. Incluso, puede ser calentado para formar boruros metálicos, los cuales pueden ser utilizados como revestimentos, ya que son muy duros, tienen un alto punto de fusión, resistencia al desgaste y a la corrosión y buena conductividad eléctrica. Es así que pueden usarse como revestimientos de vidrio, cobre, aluminio y acero.

Una aplicación que probablemente no sabías es la eliminación de olores. Los enlaces carbonilos en aldehídos y cetonas tienden a hacer reacciones de condensación, y las trazas de estas reacciones tienden a generar coloraciones y olores desagradables. Empleando borohidruro de sodio podemos reducir estos compuestos a alcoholes, los cuales son menos reactivos. Es así que el borohidruro de sodio nos permite tener productos con mejor color, olor, y estabilidad a la luz y oxidación.

Por último, y para mostrar la utilidad de este compuesto, te dejamos un ejemplo de su uso como agente reductor: la vainillina es un aldehído que al reducirse con borohidruro de sodio nos da alcohol de vainillina. Este alcohol tiene un olor muy agradable y se utiliza como saborizante para dar (como seguramente ya lo sospechabas) ese característico sabor a vainilla. Este alcohol también lo encontramos en medicinas proporcionadas a pacientes que sufren de Parkinson.

Es así que podemos observar como un compuesto tan pequeño puede ser tan útil en la industria, sobre todo en la farmacéutica y alimentaria, y encontrar usos que probablemente no sabías que tenía.