¡MUERTE A LAS BACTERIAS¡  YODO Y YODÓFOROS

¡MUERTE A LAS BACTERIAS¡  YODO Y YODÓFOROS

YODO Y YODÓFOROS

La provisión de agua potable es un factor significativo en la salud de la población, al evitar su exposición a los agentes patógenos. El acceso adecuado a estos servicios es crucial para la disminución de enfermedades de transmisión hídrica (hepatitis viral, fiebre tifoidea, cólera, disentería y otras causantes de diarrea).

En nuestro país, los prestadores del servicio de agua potable, generalmente los municipios, llevan a cabo la desinfección del agua mediante cloración (necesaria para destruir o inactivar agentes patógenos o parásitos microscópicos), conforme a la NOM-127-SSA1-1994 que establece los lineamientos para garantizar el abastecimiento de agua para uso y consumo humano con calidad adecuada.

Actualmente, las soluciones y derivados de yodo han demostrado tener significativas ventajas en comparación con el uso de cloro como desinfectante, por lo que su empleo es cada vez más frecuente.

YODO Y SUS PROPIEDADES

El yodo ocurre naturalmente en forma de láminas frágiles o cristales pequeños pesados, de color gris-violáceo, brillo metálico, olor irritante y penetrante. Se volatiliza lentamente a temperatura ambiente formando un gas violeta corrosivo.

Los preparados de yodo adquieren tonos marrones-violáceos cuando el disolvente los solvata; dichos tonos dependen de la concentración y de la polaridad del disolvente. El agua y los disolventes que contienen átomos de nitrógeno (piridina, quinolina o aminas) dan soluciones con tonalidades marrones al solvatar al yodo. Los hidrocarburos aromáticos, cloroformo, tetracloruro de carbono, disulfuro de carbono y tricloruro de fósforo dan soluciones violetas.

EL YODO COMO DESINFECTANTE

La acción del yodo es rápida y dura varias horas. Se combina con carbohidratos y con lípidos bacterianos y los oxida (se une a los enlaces C=C de ácidos grasos) por lo cual penetra rápidamente en las paredes de la célula de los microorganismos. Actúa oxidando la membrana de la pared celular de los microorganismos logrando así una completa descontaminación evitando el riesgo de una contaminación cruzada y de enfermedades transmitidas por alimentos.

Además, precipita proteínas bacterianas y ácidos nucleicos, matando así al microorganismo. En las proteínas se une con enlaces N-H, S-H y fenoles, siendo la oxidación de los enlaces S-H muy rápida e irreversible.

ESPECTRO DE ACTIVIDAD

A concentraciones y tiempo de contacto suficientes es bactericida y activo frente a hongos, virus, levaduras y amebas.

La eficacia antimicrobiana in vitro de los yodóforos, demuestran que estos son bactericidas, virucidas y micobactericidas. También se ha encontrado que el yodo posee eficacia contra una variedad de hongos, siendo fungicida y fungistático.

*Las esporas son altamente resistentes a las soluciones acuosas de yodo, pero moderadamente sensibles a las alcohólicas.

Se consideran resistentes al yodo:

Pseudomonas alcaligenes y Alcaligenes faecalis.

YODOFÓROS

Los yodóforos o portadores de yodo son combinaciones o complejos formados por yodo y un portador, generalmente un tensoactivo que atrapa al yodo y lo mantiene en solución acuosa. Estos yodóforos tienen la propiedad de liberar yodo molecular (I2) cuando se ponen en contacto con una superficie. Estos compuestos siempre se mezclan en un medio ácido, por lo que son muy convenientes en los casos en que se necesite un limpiador ácido.

Su efecto es rápido y tienen una amplia gama de actividad antimicrobiana. Para superficies limpias, normalmente se necesita, una solución de unos 25 a 50 miligramos por litro de yodo disponible a pH 4, pero pierden su eficacia con material orgánico.

Los yodóforos no son tóxicos cuando se emplean en concentraciones normales, pero pueden incrementar el contenido total de yodo de la dieta. Apenas tienen sabor u olor, pero mezclándose con determinadas sustancias en los alimentos pueden causar envenenamiento. Los yodóforos pueden tener una acción corrosiva en los metales, dependiendo de la fórmula del compuesto y la naturaleza de la superficie a la que se apliquen. Por estas razones, debe tenerse especial cuidado en eliminarlos enjuagando las superficies después de utilizarlos.

VENTAJAS DE YODOFÓROS SOBRE EL YODO ELEMENTAL

Las soluciones de yodo están siendo desplazadas por los preparados yodóforos (Yodo povidona), ya que se inactivan menos por materia orgánica, se solubilizan mejor en agua y penetran mejor en las células. Presentan un espectro de actividad como el del yodo, su inicio de acción es igualmente rápido y poseen menos efectos de hipersensibilidad e irritación de la piel.

APLICACIONES DEL YODO Y LOS YODOFÓROS

El tratamiento del agua con tabletas de yodo continúa siendo un eficaz sistema de potabilización de agua de bebida en algunos casos. La concentración de yodo necesaria depende del estado previo de las aguas y del tiempo de actuación; en caso de turbiedad, la filtración como tratamiento preliminar aumenta la efectividad de la desinfección. Para eliminar amebas y bacterias en 15 minutos podrían utilizarse de 3 a 10 gotas de tintura de yodo al 2% por litro de agua; cada litro de agua contaminada por Giardia spp requiere 12 gotas de dicha tintura (la desinfección se logra en 1 hora).

Comúnmente se utiliza como antiséptico de la piel sana con fines preoperatorios y/o previo a cateterismos vasculares y/o hemocultivos: soluciones alcohólicas al 1% (el alcohol facilita la dispersión y penetración del yodo en el momento de la aplicación). En concentraciones de 1-2% se emplea para la desinfección de membranas mucosas y limpieza de heridas. Las soluciones de yodo en estos usos están siendo desplazadas por los yodofóros.

Bibliografia: “www.scfarmclin.org/docs/higiene/part2/23722.pdf”